¿Y si las redes sociales no funcionan?

No todas las empresas tienen éxito en las redes sociales. Existen estrategias para ganar seguidores, pero ¿y si pese a todo nuestro plan de social media no funciona?

Redes sociales no funcionan

Algunos empresarios pretenden tener un Facebook como el de Coca-Cola, con 71 millones de seguidores, incluso se conformarían con el de El Corte Inglés, con «solo» 1,3 millones de seguidores. Entonces se lanzan con entusiasmo a las redes sociales. Pero pasan los días, semanas, meses y hasta años, y ven que su comunidad no avanza, que sus redes sociales no funcionan y que, más allá de los diarios «me gusta» de generosas madres y amigos entregados, nunca hay nada nuevo.

¿Qué está fallando? Como en todo, no existe un único factor determinante, sino muchos que conviene estudiar. Estos pueden ser algunos:

Cada empresa tiene su público

Para empezar, no es lo mismo fabricar elevadores hidráulicos, por más útiles y demandados que sean, que vender productos de primera necesidad, o sea, algo que todo el mundo utilice. Una empresa muy especializada debe saber que su comunidad de seguidores no tiene necesariamente que ser gigantesca, bastará con que esté formada por público al que le interesa llegar.

Por ejemplo, si tienes un bar en tu pequeño pueblo, y tus vecinos consultan el menú, saben si televisarás el partido del domingo, comentan las recetas del pollo en pepitoria, vienen porque ofertas dos cañas al precio de una… quizá sea suficiente para tu negocio: tus redes sociales realmente funcionan.

¿Conocemos nuestros objetivos?

Esto es lo primero que debemos pensar. ¿Qué pretendemos al estar en las redes sociales? Ganar visibilidad, clientes, buena imagen… Las redes sociales no están para vender, sino para aportar valor a los seguidores, ofrecerles contenidos de interés.

Siguiendo con el caso del Facebook de El Corte Inglés: parte de su éxito está en que da consejos de belleza, moda y decoración, informa de ofertas, ofrece numerosos concursos muy ventajosos para los clientes, y todo ello trufado con muchas, muchas recetas de cocina sencillas y sabrosas. Estamos seguros de que sus seguidores no son necesariamente fieles compradores de la cadena de centros comerciales, pero les gusta seguir su Facebook porque obtienen un valor añadido. ¿Y qué consigue El Corte Inglés? Visibilidad, imagen de marca, publicidad, prestigio, difusión… y un canal magnífico de atención al cliente.

A diferencia de El Corte Inglés, hay empresas que si ven que no aumentan los clientes, llegan a la conclusión de que invertir en redes sociales no les reporta ningún beneficio.

El trabajo también se paga

Hay empresarios a los que les parece excesivo destinar 200 euros al mes para que les lleven sus redes sociales. Obviamente, un community manager no puede dedicar mucho tiempo a una empresa por este importe. Si se paga una porquería, se obtiene lo mismo. Seamos realistas: para tener una buena imagen en redes, hay que contratar a un profesional y, por más crisis que haya, no se puede pretender que trabaje gratis, porque no lo hará o lo hará mal: necesitará tener al menos 10 comunidades que gestionar para vivir dignamente y poder pagar a Hacienda. El trabajo, aunque sea a un periodista (je), también hay que pagarlo.

Dejémonos asesorar

Tener un Facebook solamente puede no ser nada. La mayoría de las veces, dependiendo de nuestro negocio, necesitaremos además una buena página web, un blog con contenidos de valor, una cuenta en Twitter, tal vez Pinterest… El community manager podrá asesorarnos sobre en qué redes sociales debemos estar. También, de vez en cuando, convendrá invertir en publicidad, hacer sorteos, concursos y regalos… para fidelizar a nuestros seguidores. Es precisamente en tiempos de crisis cuando hay que potenciar la presencia de las marcas en redes y cuando más hay que invertir en intentar crecer.

Estemos disponibles

El contacto fluido con el community manager resulta imprescindible: que pueda consultar con la empresa para la que trabaja siempre que lo necesite, que encuentre a alguien al otro lado de la línea que le suministre información, que le envíe lo que dice que va a enviar… esas cosas que no siempre se hacen. El empresario puede estar muy ocupado, pero es importantísimo que él o quien designe tenga una vía rápida de comunicación para que el community gestione la comunidad con éxito, sugiera mejoras y pueda dar una rápida y adecuada atención al cliente.

Ofrecer valor, el mejor regalo

Nosotros tenemos casos de éxito con algunos clientes sin ningún gasto en promoción ni publicidad: nos basta con ofrecer contenidos de interés para nuestra comunidad, tal es el caso del Facebook de Chupetes Personalizados, que gestionamos, o del Twitter de Todo Sobre Energía, o este mismo blog de Balloon, donde logramos muchas entradas cada día solo con dar buena información para que nuestros seguidores nos quieran más.