Marketing contra periodismo

Los profesionales del marketing y los periodistas nunca nos hemos llevado bien del todo. Ahora los periodistas debemos asumir nuestra derrota.

Periodistas o marketing

En Balloon somos periodistas, vaya por delante. No nos gusta quejarnos, pero no nos queda otro remedio. Las asociaciones de la Prensa y la Fundación Tripartita (integrada por el Servicio Público de Empleo Estatal, las organizaciones empresariales y las sindicales) no hacen más que ofertar «cursos gratuitos de marketing para periodistas». Nos llaman al reciclaje.

Y esto ocurre mientras se cierran más y más medios de comunicación, se plantea un ERE hoy y otro mañana, despidos masivos, sueldos de esclavitud, jornadas interminables y sustitución de veteranos por becarios (contra los que no sentimos ninguna inquina, pobres).

Tenemos que reconocerlo: o nos convertimos pronto en mercadólogos o no serviremos para nada. El redactor de mesa hoy se alimenta de las redes sociales y las alertas de Google porque no tiene tiempo de ir a ruedas de prensa y porque en las pocas que se convocan, a veces, ni siquiera se admiten preguntas.

El corresponsal es ya una especie en extinción. Incluso esos que secuestran y matan en conflictos bélicos son periodistas y fotógrafos autónomos que se malvenden a cambio de tarifas de subsistencia. A nadie le interesa lo que aporta un periodista, sino lo que puede vender.

Da igual que el periodista escriba bien, que ofrezca temas de interés para su comunidad, que esté al tanto de las últimas novedades. Nadie o casi nadie se dará cuenta de sus virtudes.

Somos diferentes

Obviamente, a periodistas y mercadólogos nos interesa que las empresas para las que trabajamos obtengan buenos resultados, pero la manera de conseguirlo es absolutamente diferente para unos profesionales y otros.

En Balloon tenemos clientes para los que escribimos contenidos. Unos nos valoran, y les estamos muy agradecidos. A otros les da igual lo que pongamos; de hecho, estamos seguros de que ni ellos mismos se leen (y seguro que no van a leer este post). Solo quieren saber a cuánto ascienden este mes sus fans, followers, suscriptores y megusta. No ven más allá de las estadísticas y, por supuesto, el número de conversiones.

Algunos directores de márquetin (o marketing como suelen denominarse a sí mismos) piden por adelantado la planificación del mes o de la semana para comprobar que las noticias que vayan a publicarse en sus redes sociales no choquen con sus intereses comerciales. Preguntan qué temas de «rabiosa actualidad» colgaremos dentro de diez días, por ejemplo. Es decir, no están dispuestos a que la realidad les arruine una buena venta. El devenir mundial no ocurre porque sí: lo deciden los expertos en márquetin.

¿Y dónde queda la actualidad? ¡Qué más da eso! A quién le importa si aparecen noticias de hace un mes en algunos blogs, tuits que han sido retuiteados 3000 veces en el curso de la última quincena; actualizaciones déjà vu en Facebook sustentadas por el pago al señor Zuckerberg y noticias que sospechosamente se ponen de moda cada equis tiempo, según las consignas comerciales.

Los blogs se escriben con criterios de posicionamiento, enlaces apropiados y abundancia de palabras clave. Es la consigna. No hay que escribir bien, sino escribir como Google manda. Si no lo haces así, nadie te encontrará.

Los periodistas hemos perdido la batalla.