Redes sociales ¿solo para un evento?

Merece la pena, porque cualquier evento puede promocionarse mejor a través de las redes sociales.

Un congreso de papiroflexia, una convención de juegos de mesa, un concurso de bailes de salón… ¿Vamos a crear una página de Facebook solo para eso? ¿Lo ponemos en Twitter? ¿Hacemos un blog?… Pues sí, sin duda es lo mejor.

Evento en Facebook

Lo ideal, antes de organizar cualquier acto que implique a gente y que nos interese difundir ampliamente, es crear una “fan page” en Facebook específica para el evento. De este modo llegaremos a mucho más público en menos tiempo. ¡Para eso están las redes sociales!

También podemos crear un evento en Facebook que nos ayude a comunicar cada cita especial, con su fecha y plan de actuación, que incluya a los invitados.

Los interesados tendrán a su alcance la información que necesiten, sin necesidad de llamar por teléfono, contrastar la información, hacer caso a los que nunca se enteran bien…  Cuando quieran saber algo a ciencia cierta, no tienen más que conectarse: ahí está todo.

Evento en Twitter

Y no solo eso, sino que también podemos crear un hashtag en Twitter con el nombre de nuestro evento, congreso, convención, concurso, quedada… para que todos los participantes o interesados puedan encontrarlo fácilmente. Además, gracias a sus retuits, lograremos una difusión más amplia y una mejor promoción del evento.

Un blog para opinar, relatar o quejarse

Si a lo anterior sumamos un blog, donde podamos contar los preparativos, el desarrollo del evento y los resultados, subir fotos, captar opiniones, solicitar pareceres, hacer entrevistas…, los participantes se sentirán encantados.

Por otra parte, los organizadores tendrán a su disposición las opiniones de todos, para responder, aprender y mejorar.

Eventos con su ‘meeting point’

Las redes sociales son perfectas para crear un punto de encuentro, así los interesados y los posibles candidatos a serlo sabrán de antemano que tienen a su disposición un meeting point de forma fácil y segura.

Sentido de comunidad

Estar conectados, ver lo que hay que hacer, lo que hacen los demás, lo que hemos hecho en el grupo… crea un sentimiento de unidad y comunidad que difícilmente se podría conseguir de otra manera.

¿Cuándo empezar?

El tinglado de conectar nuestro evento con nuestro público real y potencial en las redes sociales debe prepararse con unos meses de antelación para que la red social nazca, crezca y se consolide. Esa es la mejor forma de implicar a la gente y de captar más participantes.

¿Y después?

Si el evento se va a repetir cada año, se puede dejar montado el chiringuito, aunque tenga menos actividad. Si no, una vez terminado, cuando las respuestas de los participantes empiecen a decaer, podemos dar las gracias y despedirnos.