Enamora a tus clientes con una revista digital

Crear una revista digital de empresa puede convertirte en el favorito.

Revistas digitales

¿Por qué las revistas digitales son un fabuloso medio de comunicación con los clientes? La primera razón es porque a todos nos gustan las buenas revistas, las amamos, nos entran por los ojos, con su atractiva presentación, su portada, su secciones ordenadas, su puesta en página armoniosa, esa mezcla equilibrada entre imágenes y texto, su vistoso colorido, sus juegos tipográficos y… su papel. Pero eso ya prácticamente pertenece al pasado: el papel cuché está al alcance de muy pocos.

Así que tenemos que conformarnos con las revistas digitales, que no son lo mismo, pero que, valga la expresión, también tienen un papel protagonista en el mundo de la comunicación empresarial. Es más, su menor coste conlleva ventajas: casi cualquiera puede permitírselas. Sumemos que el formato digital ofrece una creatividad prácticamente ilimitada.

Aunque nuestra empresa tenga buenos perfiles en Facebook y Twitter, cuente con un blog actualizado y, por supuesto, con una página web, la revista será valorada como un canal de comunicación añadido y siempre de mayor nivel.

Una buena revista no tendrá el carácter efímero de una actualización de Facebook o un tuit, y será más duradera que un nuevo post en nuestro blog. Cuando una revista cumple con sus objetivos, los receptores la conservan, marcan su presencia en la bandeja de entrada, la guardan en un buzón especial de su programa de correo. No es más basura de Internet para desechar.

Una revista digital se ojea y hasta puede hojearse, permite leer lo más interesante de un simple vistazo, detenerse si es preciso para enterarse en profundidad de un asunto y volver a ella para buscar una cita o disfrutar de una lectura relajada. Con una revista digital ganaremos suscriptores, menciones, fidelización y prestigio.

En manos de profesionales

Una revista electrónica es un producto que debe dejarse en manos de profesionales. Requiere de un diseño específico, tan atractivo como lo haría un buen director de arte para un soporte de papel, pero adecuado al medio digital en el que nos movemos. Es importante que sus contenidos estén redactados por periodistas o personas expertas en escribir para Internet y que tenga una atractiva titulación. Además, resulta esencial que funcione bien técnicamente, que sea rica en enlaces que permitan ampliar información para quien la quiera, satisfacer al que desee más sin abrumar a quien se conforme con una visión general.

La periodicidad, la imagen de marca, el número de páginas… también son requisitos que deben estudiarse de acuerdo con la empresa y el tipo de público al que queramos llegar. La revista digital es un traje a medida.

Cuando la revista está bien diseñada, el lector no se pierde, sabe en todo momento dónde está, a quién pertenece la marca… Estamos aportando un plus de prestigio a la empresa.

Invertir en una revista digital es una magnífica forma de ofrecer un valor añadido a nuestros clientes.